Hijo mío, no te olvides de mi ley, y tu corazón guarde mis mandamientos Pro 3:1